Acreditación Institucional

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF

ANTECEDENTES

La Universidad del Atlántico comprometida con la prestación de un servicio educativo de calidad, ha incorporado en estas dos últimas décadas, a partir del Acuerdo Superior 001 de 1994, el concepto de autoevaluación como un proceso permanente y de responsabilidad prioritaria del Sistema de Planeación. A partir de entonces y en el año 1998 se da inicio a los procesos de Acreditación Previa establecidos por el Decreto 272 de 1998 e igualmente por disposición posterior del Acuerdo Superior 007 de marzo 27 de 2000,  se han desarrollados diferentes procesos de autoevaluación de programas. En el mismo sentido el Acuerdo Superior 004 de 2007 estableció la Autoevaluación como “una tarea permanente de la Universidad y parte del proceso de acreditación”. El proceso de autoevaluación se ha ido fortaleciendo cada vez más al interior de la Institución, trayendo como resultado la acreditación de 8 programas y otros 14 que están en el proceso.

SOLICITUD DE CONDICIONES INICIALES 2016

La experiencia acumulada en autoevaluación ha motivado el deseo de la alta dirección de la Universidad representada en su Rectora Dra. Rafaela Vos Obeso, de lograr el reconocimiento nacional de acreditación institucional. Para tal fin se ha iniciado este proceso, a partir de la radicación ante el CNA el pasado mes de marzo, del documento de Condiciones Iniciales para la Acreditación Institucional, que es uno de los requisitos establecido en el Acuerdo CESU 03 de 2014, para manifestar la intención de acogerse a los procedimientos establecidos en el mismo acuerdo y evidenciar el cumplimiento de los requisitos para la obtención de la acreditación de alta calidad a nivel institucional.
El mencionado documento fue redactado con la participación de equipos de trabajo de las diferentes dependencias que conforman la institución, recopilando toda la información que caracteriza a la Universidad del Atlántico. En éste, se ha reflejado con la mayor fidelidad posible cada uno de los elementos que a partir de la Misión y la Visión de la Universidad y principalmente de su tradición histórica,  permiten evidenciar el cumplimento de las condiciones requeridas por el Acuerdo CESU, para iniciar el proceso. Tales condiciones son:

 

  1. Estar debidamente autorizada para operar como una institución de educación superior y para otorgar títulos en el programa que se propone acreditar
  2. Cumplir con las normas legales establecidas para la educación superior y, en particular, las que corresponden a las instituciones de su tipo.
  3. Tener una misión claramente formulada, que sea coherente con su naturaleza y su definición institucional y que sea de conocimiento público. Como la misión debe reflejarse en las actividades académicas de la institución, sus logros deben ser susceptibles de evaluación.
  4. Disponer de un proyecto institucional que le sirva como referencia fundamental en los procesos de toma de decisiones
  5. Contar con un núcleo profesoral que sea apropiado, en cantidad, calidad y dedicación, a la naturaleza de la institución y del programa que se aspira a acreditar
  6. Contar con estatutos y reglamentos de profesores y estudiantes, que incluyan políticas claras de selección y vinculación de profesores y de admisión de estudiantes. Estas normas deben definir los deberes y derechos de unos y otros y el régimen de su participación en los órganos directivos de la institución.
  7. Tener una tradición, reflejada en la productividad académica de sus profesores, grupos de investigación clasificados o reconocidos por el Sistema Nacional de Ciencia y tecnología visibilidad nacional e internacional, inserción en redes académicas, inserción efectiva en la región y el país, resultados y análisis de pruebas de estado Saber Pro y en la existencia de al menos cuatro promociones de egresados, de cuyo desempeño profesional haya probabilidades de seguimiento.
  8. Contar con una estructura organizacional y con sistemas de administración y gestión que correspondan a la naturaleza, tamaño y complejidad de la institución y del programa
  9. Disponer de una infraestructura locativa y logística que satisfaga las necesidades de la institución y las del programa (recursos bibliográficos, bases de datos, salas de computo, medios audiovisuales, laboratorios, talleres, clínicas, granjas experimentales, entre otras)
  10. Mantener una comprobada estabilidad financiera y utilizar adecuadamente los recursos de que dispone, en correspondencia con su naturaleza, su misión y sus objetivos.
  11. Contar con un ambiente institucional apropiado y con políticas e instalaciones orientadas a mantener el bienestar de todos sus miembros.
  12. No haber sido objeto de sanciones, en los últimos cinco años, por el incumplimiento de las disposiciones legales que rigen la educación superior, ni estar intervenida en el momento en que se hace la solicitud.


Todas las anteriores condiciones fueron descritas en el documento radicado ante el CNA, junto con las evidencias acerca del cumplimiento de las mismas. Así mismo se radicó junto con el documento de Condiciones Iniciales, un documento denominado Plan de Fortalecimiento que la institución ha venido implementando al igual que los avances realizados, a partir de las recomendaciones realizadas en el año 2014 por el CNA.