Consejo Académico UA inconforme con desfinanciación a IES públicas

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF



Consejo Académico UA inconforme con desfinanciación a IES públicas


Frente a las nuevas determinaciones del Gobierno con respecto al recorte de los recursos para la financiación de la educación superior pública, el Consejo Académico de la Universidad del Atlántico presenta su posición e informa a la opinión pública lo siguiente:

  1. En la reforma tributaria aprobada a través del la Ley 1607 de 2012, se estableció en el artículo 24, que de un punto adicional del CREE se destinarán el 40% para financiar las instituciones de educación superior públicas.
  1. En la pasada reforma tributaria, aprobada a través de la Ley 1753 de 2015, se definió como recursos nuevos para el educación superior pública, el 40% del medio punto del IVA (artículo 184) y el 0,6% de un punto del impuesto sobre la renta y complementarios de las personas jurídicas para financiar las instituciones de educación superior públicas enfocada en mejoramiento de la calidad de la educación superior y/o para financiar créditos beca a través del lcetex (aumentando del 0,4% al 0,6% de la original fuente del CREE de la reforma del 2012) y excedentes de las Cooperativas para financiar cupos y programas en instituciones de educación superior públicas (artículo 142).
  1. El Gobierno Nacional ha priorizado la destinación de estos recursos para el financiamiento del programa “Ser Pilo Pago”, que solamente impacta a 40 mil estudiantes equivalente al 1,9% de la población, que debería estar en el sistema de educación superior en el país. Para la vigencia del 2017, por cuenta de éste lineamiento de política, el sistema de educación superior público, que atiende hoy a a mas de 730 mil estudiantes, dejará de percibir cerca de $435 mil millones pesos.
  1. Los beneficiarios del programa “Ser Pilo Paga” se encuentran en más de un 80% en instituciones de educación superior privadas, cuyos costos de matrícula son significativamente elevados. En síntesis, la financiación de éste programa a través de recursos netamente públicos, termina generando un esquema de financiación de la educación superior inequitativo, de costos ineficientes, que perjudica la distribución óptima de recursos limitados.
  1. Las Universidades estatales nos encontramos permanentemente resolviendo las solicitudes del Gobierno Nacional para ampliar la cobertura de estudiantes en la perisferia de nuestro territorios y lograr no solo la acreditación institucional, sino la alta calidad de nuestros programas (volviéndose ahora obligatoria para las licenciaturas), para lo cual se requiere un número considerable de profesores de planta, más recursos para la investigación y productividad académica, más tecnología de punta e infraestructura y niveles altos de inglés. Sin embargo, para cumplir estos desafio, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público nos entrega siempre los mismos recursos a precios constantes, como así lo designa el artículo 86 de La Ley 30 de 1992, fecha en la cual la tasa de matrícula de educación superior no superaba el 20%.
  1. Dadas las condiciones actuales del País, ante un escenario de posconflicto y la terminación de la guerra, no es coherente que se vea disminuido el presupuesto para apalancar el derecho que más rompe las barreras de la desigualdad como lo es la Educación; una educación que ha venido a través de los años en déficit y que con la excusa del auto sostenimiento, se vulneran sus posibilidades de responder con calidad a los retos y demandas sociales de hoy.
  1. En particular la Universidad del Atlántico, por encontrarse en Ley 550 hace más de 10 años, destina recursos de su presupuesto para atender antiguas acreencias, con recursos que deberían destinarse a su funcionamiento e inversiones, a fin de atender los retos actuales de cobertura y calidad de nuestros programas. A esto se le suma la deuda del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, pendiente de pago, por concepto de pensiones convencionales; escenario del mayor déficit institucional.

Por las anteriores razones este Consejo Académico muestra su inconformismo en el accionar del Gobierno y como cuerpo colegiado académico reitera nuestro apoyo este 12 de octubre, a la manifestación pacífica de los estudiantes, profesores y administrativos en la defensa del presupuesto para la educación, las ciencias, artes, deporte y cultura, que son el principal motor de desarrollo de un País.


#YoCreoenlaUA

 

Su voto: Ninguna Promedio: 4.6 (9 votos)