Misa in memoria del profesor Ricardo Angulo Mercado

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF

Misa in memoria del profesor Ricardo Angulo Mercado


En la mañana de hoy se realizó una misa en memoria del profesor Ricardo Angulo, en la plazoleta del bloque D, al  cumplirse un mes de su fallecimiento.
Egresado de nuestra universidad, magister en Ciencias Químicas  de la Universidad Nacional, desarrolló  su investigación en torno a  la “Licuefacción de carbones del Cerrejón con solventes donadores de hidrógeno” . Realizó estudios de  perfeccionamiento de la Universidad de Nottingham con el trabajo “Efecto de la extracción e hinchamiento den la pirolisis de carbones del Caribe Colombiano”. Profesor de tiempo completo dirigía un  Grupo de Investigación del Carbón (GIC).
Con relación a la vida  del ingeniero químico, Angulo Mercado, su compañero y amigo el profesor José Mesa Galvis el día de su sepelio nos hizo una semblanza completa de él y señaló entre otras otras cosas que "Ricardo Angulo Mercado sació su sed filosófica y la eslabonó a la Ciencia empleando la maravillosa vasija en la que también bebió Julio Enrique Blanco, pues de lo contrario no podría entenderse la arraigada formación del pensamiento que éste humilde y brillante amigo expuso día a día en cada uno de los momentos de su vida universitaria, bien en el salón de clases o bien en sus amenas y fortificantes disertaciones alrededor de la Epistemología de la Ciencia, la cual empleó siempre como faro para generar conocimientos integrados y de eterna data.

Ricardo sí entendió la profunda importancia de la pregunta en su quehacer cotidiano y ello lo impulsó a darle a ésta los mejores retoques epistemológicos para así sentirse seguro de los alcances pedagógicos de cada uno de sus procesos en el aula. Siempre optó una semblanza obsesiva en cada uno de los actos que la sociedad le encomendó, pues sabía a cabalidad que sus intervenciones debían abrir surcos y sembrar en cada uno de los tramos de su proyección árboles cuyos frutos pude observar en esa merecida despedida que la comunidad universitaria le brindó, siendo la cuota estudiantil amplia, como nunca antes había ocurrido. Esos muchachos constituyen parte de los frutos que pacientemente forjó nuestro amigo y en cada uno de sus rostros había muestras de compunción por el adiós de su GRAN MAESTRO, el hombre de palabra acerada, de convicciones férreas, de visión crítica y de permanente fustigador de las políticas lesivas al porvenir de la Universidad." (...)

"El peso del conocimiento que Ricardo tenía frente a sus discípulos  pude evaluarlo en alguna ocasión en la que siendo profesor de Epistemología de la Ciencia, exhortaba a sus discípulos, de la Especialización en la Enseñanza de las Ciencias Naturales, a dilucidar el papel de la pregunta como elemento que  "atrapa" seguidores en el aula, en cualquier tipo de proceso formativo, en cualquier área, especialmente en las Ciencias de la que existen evidencias o brotes de aversión derivados de la forma como se llevan a cabo los procesos en ella merced de la pobre concepción epistemológica de quienes "dirigen" esos procesos. Apuntaba Ricardo que el aprendizaje, así como la enseñanza, estaban provistas de un verdadero "estatuto" epistemológico, mejor, cognoscitivo, el cual le da la razón de ser a la formulación de preguntas con coherencia, impidiendo a toda costas que las respuestas tengan sello de ingenuidad. La pregunta enrumbada por los canales epistemológicos deja al descubierto a todo aquél que quiere aprender, pues aprende todo aquél que está dispuesto a cuestionar si somete la pregunta al tamiz de la justificación epistemológica. En esta concepción se erguía Ricardo para exigir que en las Ciencias no debe existir un sólo docente que marche en sentido opuesto al porvenir de la epistemología. Es imperiosa que la formación del docente universitario y por qué no, en cualquier nivel de formación, exija de éste una formación epistemológica, pues de lo contrario, el tipo de conocimientos que se deriva de su accionar no es un conocimiento integrado. Concluía Ricardo que todo aquél que funja o pretenda fungir de docente universitario ha debido desarrollar un mínimo de formación filosófica que le ayuden a encontrar los postulados de los cuales se nutren los conceptos que intenta socializar en el aula, así como se entiende el sabor de los diversos tipos de carne con el conocimiento previo de la especie de la cual se derivan."

 

Ver galería de imágenes

Su voto: Ninguna Promedio: 5 (9 votos)