Sensorial: Exposición para todos, en pro del arte y la inclusión

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF

Sensorial: Exposición para todos, en pro del arte y la inclusión


Exhibición con un mural de cinco metros con texturas y sonidos naturales.


“En el arte no hay una imagen dada para algo específico, el sonido permite al oyente imaginar el lugar del que se está hablando, inclusive imaginar el espacio construido por el sonido. Tampoco hay un olor para cosas específicas, puede haber un olor para un color y un color para cada olor”; de esta manera describe su trabajo de grado “Sensorial”, expuesto en Biblioteca Central, Luisa Camila Rodallega, estudiante de doble titulación de Artes Plásticas y Educación especial, en la Universidad del Atlántico.

Esta propuesta fue concebida como una ambientación que utilizó texturas, videos, sonidos y olores, abierta a todo público, pero que enfatizó y se propuso como estrategia para la inclusión de personas con discapacidad, que también puedan ser espectadores en exposiciones artísticas.

Esta exhibición artística incluyó un mural de cinco metros con texturas y sonidos naturales, un performance con una duración de cuatro minutos, la adaptación del libro negro de los colores y la proyección de un video con sensaciones, y una duración de tres minutos.

Lo que se hizo con el  libro negro de los colores, cuenta la autora, fue una representación simbólica de cada color con su respectivo olor y sabor, dispuestos en pedestales. Los colores se simbolizaron así: Rojo: olor y sabor a fresa; Amarillo: piña; Azul: chicle; Marrón: chocolate; Negro: canela; Verde: limón; Blanco: coco. El espectador, con los ojos vendados, debía sentir, oler y saborear el color antes de saber cuál era exactamente. Las personas con discapacidad auditiva podían disfrutar de la exposición, observando e interactuando con la acción corporal hecha en lengua de señas por Leonel Carreño, un estudiante de Educación especial sordo. Las personas invidentes podían tocar el mural, escuchar el video arte y oler los colores, así todos podían hacerse a una idea de cada cosa.

El objetivo fue dar curso libre a la experiencia sensorial, buscar la satisfacción, el placer y el descanso; respetar la motivación y el ritmo de la persona. Es una dimensión interior y personal, por medio de una exposición con obras dirigidas a población con discapacidad, pero, abierta a todo público.

El libro negro de los colores fue una representación simbólica de cada color.

Con los ojos vendados, cada espectador debía sentir, oler y saborear el color antes de saber cuál era exactamente.

“Este proyecto lleva más de un año, desde que en diciembre de 2016 expuse el mural "Puntos de vista": Luisa R.

El trabajo de grado, se expuso en el primer piso Biblioteca Central, del 17 al 22 de noviembre de 2017.

El proyecto busca demostrar que no hay barreras ni limites en el arte ni en la vida misma.


“Sensorial” brindó la oportunidad de probar sensaciones diferentes a través de los sentidos, aprender y conocer el mundo que nos rodea, dejándonos llevar por la percepción que estos sentidos nos trasmiten.

Trabajo con personas en condición de discapacidad porque he adelantado estudios en  Artes y Educación Especial, y en este contexto es mi intención resquebrajar las desigualdades teniendo como herramienta los procesos artísticos, pues el arte no es solamente para un sector privilegiado, entendido y especializado, el arte, en todos los sentidos, es para todos; manifestó Luisa Camila.

“Pienso que por medio de trabajos que abordan este tipo de situaciones se favorece el acercamiento al público, rompiendo con los estereotipos que mucha gente tiene por puro desconocimiento”. La estudiante retoma uno de los lemas que se han utilizado en la V Bienal de arte Contemporáneo de Marithe Lozano, realizado en España en 2014: “La discapacidad no está en las personas faltas de una de las partes de su cuerpo, está en la mente de muchas que se dicen sanas”.

El arte constituye un espacio de expresión y desarrollo personal, encuentro, participación social, trabajo. Un espacio que permite a las personas trascender barreras y dificultades de muy diverso tipo (físicas, relacionales, comunicativas); así como transmitir socialmente, de manera eficaz, situaciones injustas, alternativas (Arte para la inclusión  y la trasformación social, Equipo del Observatorio del Tercer Sector de Bizkaia).

Luisa Camila Rodallega, barranquillera, de 22 años, es bachiller normalista a quien siempre le ha encantado la docencia. “Tengo la vena creativa gracias a mi papá, pues él es artista empírico. La verdad no me veo en otra cosa que no sean las artes, y la pedagogía, es mi pasión”.


#YoCreoenlaUA

 

Su voto: Ninguna Promedio: 4.7 (3 votos)