DIPLOMADO EN NEURODESARROLLO Y EDUCACIÓN INICIAL EN LA PRIMERA INFANCIA

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF

DIPLOMADO EN NEURODESARROLLO Y EDUCACIÓN INICIAL EN LA PRIMERA INFANCIA 

 

Justificación:

Somos conscientes que, para poder liderar procesos formativos exitosos y asegurar una alta calidad en la atención, es necesario transformar la mirada pedagógica de los licenciados, agentes educativos que trabajan en primera infancia para generar un impacto positivo en sus prácticas pedagógicas, porque de esta manera podemos transformar las dificultades que se encuentran en este grupo etario para potencializar su desarrollo desde experiencias creativas y significativas, con un alto contenido didáctico, que permitan una educación integral en niños y niñas en la primera Infancia.
 
Teniendo en cuenta lo anterior, se hace evidente la necesidad de generar espacios de formación y cualificación docente, que permitan la concientización de la importancia del trabajo pedagógico y de las estrategias pedagógicas dentro del entorno educativo, para promover un adecuado desarrollo de niños y niñas, con el fin de potenciar sus capacidades, habilidades en su proceso de aprendizaje.
 
De esta forma, podríamos crear ambientes educativos innovadores, participativos y lúdicos que logren proporcionar acciones de aprendizaje relevantes para los infantes, con el fin de conseguir un mayor desarrollo de socialización e individualización en la interacción docente-niño y construcción conjunta de conocimiento.
 
En este orden de ideas los temas a ofrecer en el diplomado tienen en cuenta todo lo relacionado en el Neurodesarrollo, el cual en la infancia tiene un rol central en el aprendizaje, la conducta y la salud tanto física como mental, por ello en la actualidad hay grandes avances científicos sobre el desarrollo cerebral y la importancia de la experiencia en los primeros años de vida. Desde el mismo momento de la concepción del bebé, el cerebro recibe estímulos que van a determinar la vida del infante, teniendo en cuenta los factores genéticos y los sucesos ambientales que los rodean, dando lugar a las diferencias de las conductas de los seres humanos.
 
A través de su estudio podemos conocer cómo los sistemas sensoriales nos proporcionan una representación interna del mundo; aprender que cada uno de los sistemas se da en determinada área del cerebro, el sistema motor, el área del lenguaje, cognitiva, social.
 
Por ello se hace necesario comprender la importancia de las bases neurobiológicas de los procesos que nos permite aprender, actuar, recordar y percibir, el mundo que nos rodea, analizando cada una de las conductas del ser humano y sobre todo en articulación con estrategias Neuro-psicopedagògicas que sean pertinentes para la población infantil. 
 
Otro componente a desarrollar es lo referente a la Educación Inicial, la cual se  constituye en un estructurante de la atención integral cuyo objetivo es potenciar de manera intencionada el desarrollo integral de las niñas y  niños desde su nacimiento hasta cumplir los seis años, partiendo del reconocimiento de sus características y de las particularidades de los contextos en que viven y favoreciendo interacciones que se generan en ambientes enriquecidos a través de experiencias pedagógicas y prácticas de cuidado. (Ministerio de Educación Nacional).
 
Por ser una combinación de diferentes lenguajes que ofrece la posibilidad de construir conocimientos, cultura e identidad, valorando la diversidad y la diferencia, desde sus múltiples posibilidades, es el vehículo elegido para representar el pensamiento de los niños, entender su desarrollo, más que como una mera representación de la realidad tangible e intangible del niño, por lo tanto, la importancia de la formación de los profesionales que deben atender a la población infantil radica, en lo que plantea Guerrero (2000):  Si los niños no son iguales, no aprenden de la misma manera, no evolucionan por el mismo camino, no pueden ni necesitan alcanzar necesariamente las mismas metas en todos los campos, me resultaría impensable el rol del educador sin un conocimiento previo de las diferencias, sin habilidades para estimular y atender procesos distintos al mismo tiempo, sin capacidad para interaccionar con los niños rescatando sus aciertos y cualidades por encima de sus fallas para fortalecer su autonomía y su autoconfianza antes que su pasividad y sumisión.
 
Lo anterior nos invita a cualificar profesionales altamente sensibles que puedan atender a la primera infancia, pues su conocimiento permitirá el estímulo, la autonomía y la confianza del niño; disminuirá las dificultades de éste cuando ingrese en la educación básica y le permitirá afianzar procesos que posteriormente utilizará en su proyecto de vida profesional.
 
Alfredo Hoyuelos (2001), sostiene que la Educación Inicial, ubica en el centro de su actuación a las niñas y los niños, reconociendo sus particularidades que singularizan su desarrollo infantil, por lo que las actuaciones de quienes están en interacción con ellas y ellos procuran contribuir a la construcción de su identidad, acompañándolos en su proceso de inserción y construcción del mundo propio y social.
 
Por lo tanto, la educación inicial parte desde una pedagogía que reconoce las singularidades, diferencias y que se piensa en clave de derechos. La pedagogía, para la educación de la primera infancia, se entiende como un saber teórico-práctico que está en permanente elaboración por parte de las maestras, los maestros y los agentes educativos, a partir de la reflexión sobre su práctica educativa con las niñas y los niños de primera infancia y con las teorías y pedagogías que se han elaborado hasta el momento, a lo largo de la historia.
 
Otro tema tiene que ver con los proyectos de aula desde la investigación como una herramienta que permite ser usada en todos los entornos, y pueden ser abordados a partir de diferentes tópicos que respondan a una idea, una inquietud, un problema encontrado en los ambientes educativos en los infantes que permita articular la teoría con la praxis en el diplomado.
 
Por naturaleza, el ser humano es innovador, creador y para poder comunicar y expresar sus ideas, pensamientos y sentimientos acude a una variedad de lenguajes que utilizan diferentes símbolos y códigos que simbolizan, organizan y agrupan significados y significantes como son, notaciones musicales, paleta de colores y alfabetos, entre muchos otros más, por lo tanto el arte en la primera infancia permite  experiencias que generarán una relación a la identidad del ser humano; que le permitirán la formación de sus relaciones sociales y comunicativas las cuales irán generando un desarrollo cognoscitivo apropiado a la edad evolutiva del infante.
 
La Convención sobre los Derechos del Niño define al niño como "todo ser humano menor de 18 años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad" (art. 1). Por lo tanto, los niños pequeños son beneficiarios de todos los derechos consagrados en la Convención. Tienen derecho a medidas especiales de protección y, de conformidad de sus capacidades en evolución, al ejercicio progresivo de sus derechos. Por lo anterior Colombia desde su constitución ha permitido contar con una legislación en pro de los derechos de la primera infancia por ser un período esencial para la realización del desarrollo de niños y niñas.

Objetivo General

Proporcionar tanto al docente en formación como en ejercicio los elementos científicos conceptuales del Neurodesarrollo y la educación inicial, con el propósito de enriquecer el proceso educativo y la formación de unas nuevas generaciones gestoras en la atención de niños y niñas en la primera Infancia.

CONTENIDO PROGRAMÁTICO

Mayores informes:

Datos de consignación: Banco Davivienda – Formato Convenios Empresariales Cta. Ahorro
No.  024100002872
Ref. 1: Código Estudiante o documento de identidad.
Ref. 2: Código 30140006 (Único para este Curso)
 
 

Horarios:

Sábados de 8:00 a.m. a 4 p.m. 
 
Intensidad: 120 Horas 
 

Dirigido a:

Docentes y/o estudiantes de último semestre de Licenciatura en Educación Infantil y afines.